Los dieciocho hoyos del club oscense Las Margas Golf acogieron una singular competición, un torneo de golf tipo «Ryder Cup» entre un equipo cántabro contra otro catalán