Kike del Olmo vuelve a sorprendernos con su cámara, mostrando esta vez el día a día de la otra Barcelona,  sin photoshop  ni artificios