Los «Majors» siempre son duros, torneos con mucha presión y que exigen nervios de acero, y el «US OPEN» no es precisamente una camino de rosas