Perderse por los barrios de Barcelona es la mejor manera de sentir su ambiente, de percibir sus ritmos. Deambular por sus calles, sentir el latido de la actividad de sus habitantes, captar la esencia